Miomectomía

Miomectomía

By: | Tags: | Comments: 0 | abril 16th, 2018

Los miomas o fibromas son tumores uterinos no cancerosos que pueden aparecer a cualquier edad, sin embargo son más comunes en mujeres de edad fértil. La aparición de fibromas causa síntomas como por ejemplo: dolor,inflamación, sangrado profuso, anemia e infertilidad entre otros.  Estos se pueden tratar a través de una cirugía llamada miomectomía.

Dependiendo del tamaño, la cantidad y la localización de los fibromas, el cirujano propondrá una de las tres técnicas quirúrgicas: abierta (tradicional), laparoscópica o robótica.

La miomectomía, ya sea abierta, laparoscópica o robótica, permite extirpar los miomas sin tener que realizar una histerectomía (procedimientos quirúrgico cuyo propósito es extirpar el útero). Durante una miomectomía, el objetivo del cirujano es reconstruir el útero. Esta cirugía es recomendada en casos donde la paciente tiene planes de dar a luz o cuando hay sospecha de que los fibromas interfieren con la fertilidad.

La efectividad y eficiencia de la cirugía mínimamente invasiva, ya sea laparoscópica o robótica, es muy buena; no solo porque elimina la causa de los molestos síntomas, sino porque también permite a la paciente reincorporarse a sus actividades cotidianas con prontitud y continuar con sus planes de maternidad, si fuera el caso. La razón detrás de estos beneficios está intrínsicamente asociada al hecho de que las incisiones propias de este tipo de
cirugía son muy pequeñas.

En el caso de la cirugía abierta, la paciente puede esperar el mismo resultado (eliminar los síntomas y conservar su útero), sin embargo en algunos casos el tiempo de recuperación es más largo dado el hecho de que la incisión es más grande.

RECOMENDACIONES
En cuanto a la preparación previa a una miomectomía, recomiendo realizar algunos estudios de radiodiagnóstico como: ultrasonido transvaginal y pélvico, tomografía o resonancia magnética para tomar decisiones relacionadas al plan de cirugía de manera más atinada.

En adición a ello, también como parte del proceso de preparación, recomiendo revisar los niveles de hierro en la sangre, dado que los sangrados abundantes propios de esta condición normalmente afectan el nivel de hemoglobina de la paciente. En estos casos lo indicado es iniciar a la paciente con la ingesta de suplementos de hierro y vitaminas para elevar el conteo de glóbulos rojos antes de la cirugía. Otra estrategia indicada para corregir el estado anémico de una paciente es el tratamiento hormonal. Las pastillas anticonceptivas u otros medicamentos hormonales actúan eliminando o disminuyendo el sangrado menstrual y por lo tanto permiten que se eleve la hemoglobina y los depósitos de hierro en la sangre.

Otras terapias hormonales podrían también disminuir el tamaño de los fibromas y el útero lo suficiente como para practicar una cirugía mínimamente invasiva. Para las pacientes Testigos de Jeová, mi recomendación es que guarden de su propia sangre unos meses antes o reserven expansiones de plasma en caso de que necesiten una transfusión.

En lo que respecta a la alimentación recomiendo llevar una dieta alta en vitaminas, antioxidantes, proteínas y grasas saludables (omega 3 y 6) y baja en carbohidratos y azúcares (principalmente restrictiva en lo que respecta a alimentos procesados). Dos semanas antes de la cirugía, debe eliminar de su ingesta los siguientes productos: té verde, ginseng, ginkgo biloba, aspirina, productos para bajar de peso e inflamatorios no esteroideo. Si consume productos homeopáticos es importantísimo consultar con su doctor previo a la cirugía.

Por último, no olvide informar a su doctor acerca de alergias a medicamentos y alimentos.

Julio Godoy Byerly
Ginecólogo Oncólogo

Hacer una Cita

Leave a Reply

Abrir chat